Rafael Díaz Montilla

Rafael Díaz Montilla Rafael Díaz Montilla Rafael Díaz Montilla

Nace en Córdoba el 18 de junio de 1908, estudia Veterinaria en su Escuela, terminando la licenciatura en mayo de 1930, expidiéndosele el título el 4 de noviembre del mismo año.

Alcanzo el doctorado el curso 1960-61 con la presentación y defensa de la tesis “Las posibilidades ganaderas de las zonas regables españolas”. Es autor de dos monografías: “Ganado Porcino” en 1953 y “Ganado Lanar” en 1955. Del mismo modo, intervino en Congresos y Reuniones, entre los que podemos citar las ponencias presentadas al I y II Congreso Internacional veterinario de Zootécnica en 1947;” Valoración fisiológica del individuo: controles de producción” y en 1951 “La raza Merina Española”.

Ingresa en el Cuerpo Nacional Veterinario el 15 de julio de 1933 y sus destinos profesionales siempre están dirigidos al desarrollo de su especialidad, que es la Zootecnia y la Producción Animal, donde en muchos campos es pionero y con grandes dotes de capacidad organizativa y de formar escuela.

Su primer destino es la Estación Pecuaria de León y lo simultánea con la impartición de clases de Zootecnia en la Facultad de Veterinaria de dicha ciudad y, en 1941, se traslada a la Dirección Provincial de Sanidad Veterinaria, Director del Matadero Regional de Mérida y Jefe del Centro Regional del Registro Lanero.

Posteriormente es llamado a mayores destinos y nombrado Secretario General de la Dirección General de Ganadería en 1956; Subdirector General de Fomento y Expansión Ganadera en 1963 y Director General de Ganadería en 1965, puesto de trabajo desde donde potencia la cabaña española y la abre a Europa.

Fue miembro fundador de la Sociedad Veterinaria de Zootecnia y Presidente de la misma; vocal de la Junta Central Pecuaria, Delegado Técnico de la Junta de Control Ganadero y Académico de las Ciencias Veterinarias de Madrid.

En los postreros años de su vida activa pasa a desempeñar la Presidencia del Consejo Superior Agrario en 1975.

En organismos oficiales internacionales, ocupa en 1967 una vocalía de la Comisión Permanente de la Oficina Internacional de Epizootias y 1973, es Presidente de dicha institución. También es nombrado representante permanente del Ministerio de Agricultura para asuntos zootécnicos, con Portugal.

Dentro de otras actividades en defensa de la profesión es Presidente del Colegio Oficial de Veterinaria de Badajoz desde el 30 de Julio de 1954 a 24 de marzo de 1956, bajo cuyo mandato se inaugura la actual sede colegial. El 12 de diciembre de 1958 es nombrado Presidente

Honorifico, habiéndose colegiado el 31 de agosto de 1944.

En 1958 ingresa en la Asociación del Cuerpo Nacional de Veterinaria, concediéndosele la Medalla de Plata de la misma por su actividad en defensa del Cuerpo.

El reconocimiento a su labor le viene dado al concedérsele las distinciones de; Orden Civil del Merito Agrícola con categoría de Comendador en 1963, Oficial de la Orden del Mérito Agrícola de Francia en 1966, Cruz de la Orden Civil del Merito agrícola en 1967 y la Orden de Cisneros en 1969.

En su vida personal destaca por su afabilidad, seriedad, trato humano con los que trabaja. Se casa con Dª Carmen Pardo, teniendo seis hijos, ninguno de los cuales sigue la profesión paterna.

Finalmente, fallece en el mes de julio de 1982, dejando un imborrable recuerdo para los que le conocieron profesional y humanamente.