Cesar Rojas Martínez

Cesar Rojas Martínez Cesar Rojas Martínez Cesar Rojas Martínez

Nace en Sayatán (Guadalajara) el 25 de enero de 1883 e inicia los estudios de Veterinaria en la Escuela de Madrid en el curso 1898-99.

Ejerce como Veterinario Titular en Guadalajara, ingresando definitivamente en el cuerpo el 16 de julio de 1917.

Aprueba con el número dieciocho las oposiciones al Cuerpo de Inspectores de Higiene y Sanidad Pecuaria el 4 de septiembre de 1915, estando en expectación de destino hasta el 21 de julio de 1920, en que toma posesión de la plaza de la frontera de Villanueva del Fresno.

Desde el 1 de marzo de 1932 hasta el 6 de abril de 1935, ejerce como inspector en Granada.

Es el primer Director efectivo de la Estación Pecuaria de Badajoz, dado que desde el primer veterinario encargado de organizarla el 18 de noviembre de 1931, D. Antonio Cansino Tarifa, hasta que la ocupa D. César, el 6 de abril, se suceden tres directores.

Bajo su dirección se organiza definitivamente el Centro, puesto que se aprueba el Plan de Trabajo, el Reglamento del Personal y se hicieron los pabellones para las actividades (avicultura, lanar, caballar, cerda, viviendas...etc.); afronta una plaga de langostas, realiza cursillos de formación y tiene lugar la visita a la Estación del Director General de Ganadería portugués.

El 22 de febrero de 1939, se incorpora provisionalmente como Inspector Provincial de Ganadería en Sevilla y como Delegado Técnico de contrastación de productos químicos, biológicos para ganadería en la Región de Andalucía y Extremadura, que simultanea con la Dirección de la Estación Pecuaria.

Desde el 11 de junio de 1938 a 7 de junio de 1940, lleva por encargo los Servicios de Inspección de la Aduana de Badajoz y la Secretaría de la Junta Provincial de Fomento Pecuario pacense.

El 26 de noviembre de 1936 es nombrado Jefe de la Sección Veterinaria del Instituto Provincial de Sanidad de Badajoz, donde lleva el Servicio de Diagnóstico Bacteriológico y la elaboración de sueros y vacunas, hasta el 15 de enero de 1941.

Como consecuencia de una situación poco clara por motivos administrativos, se traslada a Sevilla definitivamente el 20 de marzo de 194, a la Subinspección de los Servicios de Ganadería en Sevilla.

Es Presidente del Colegio Oficial de Veterinarios desde el 25 de abril de 1936 y su celo y energía en la defensa profesional, hacen que incluso tengan que realizar reuniones de la Junta Directiva en su domicilio (c/Echegaray, 22), dado el momento político. Cesa en el cargo el 19 de febrero de 1939 por imposibilidad de ejercerlo dados sus nuevos cometidos oficiales en Sevilla.

En un acta de una reunión de la Junta Directiva del Colegio de Badajoz del 8 de agosto de 1941 se recoge el sentimiento por el fallecimiento de D. César el día 2 del citado mes.