En Extremadura toma protagonismo D. Victoriano López Guerrero, nacido en 1862 en Zarza de Alange, perteneciente a una importante familia de veterinarios, va a desarrollar la misma labor que D. Juan Téllez (quizás ambos colegas se conocieran y acordaron las estrategias) y además tuvo la suerte de contar con un colectivo profesional en Cáceres y Badajoz, equipado con un alto grado de sensibilización, inquietud y rebeldía ante los hechos consumados y la monotonía.

Victoriano López Guerrero

Fue presidente de:
  • Victoriano López Guerrero

    Fue presidente de:

    La fundación del periódico científico El Veterinario Extremeño, cuyo primer número se comenzó a publicar el 15 de septiembre de 1891, fue sin duda el gran acierto de su creador y propietario, el Sr. López Guerrero, quien cederá la dirección y continuidad de su publicación el 15 de marzo de 1910, al veterinario D. Antonio González Lafont, nacido el año 1870 en la ciudad burgalesa de Pampliega y que ejerció desde 1895 en las localidades pacenses de Fuente del Maestre y Zafra, hasta que se deja de editar con su último número 38, en febrero de 1920.

    Este periódico mantiene la denominación a lo largo de sus 29 años de existencia, aunque adaptándose en sus contenidos y filosofía inspiradora, a la evolución de los aconteceres de la Veterinaria, lo que queda perfectamente reflejado en los subtítulos de su cabecera:

     

    • Entre 1891 y 1893: Periódico Científico, defensor de la Veterinaria, Higiene Pública y Riquezas Pecuarias Extremeñas.
    • Entre 1893 y 1894: Revista dedicada a la defensa de la Clase Veterinaria, de la Higiene Pública y la Riqueza Pecuaria.
    • Entre 1894 y 1905: Revista Profesional, Órgano Oficial de la Asociación de Veterinarios Extremeños.
    • Entre 1905 y 1918: Revista Profesional, Órgano del Colegio Oficial de Veterinarios de la Provincia de Badajoz.
    • Entre 1918 y 1920: Revista Mensual Órgano del Colegio Oficial de Veterinarios de la Provincia de Badajoz.

     

    Por tanto, la publicación de El Veterinario Extremeño, se constituye en soporte y altavoz de la gran labor desarrollada por D. Victoriano López Guerrero, como promotor y dirigente del asociacionismo de los veterinarios de Extremadura, inculcándoles el entusiasmo por la renovación de las tradiciones profesionales y la inquietud por las modernas ideas de la ciencia veterinaria.

    Posteriormente vio la luz una publicación denominada Boletín Oficial de los Colegios de Médicos y Farmacéuticos (una vez establecida las corporaciones de estas profesiones), a la que se incorporan las de Veterinaria y Practicantes, (a partir de su nº 10, año II, 1921), cambiando por tanto su cabecera a Boletín Oficial de los Colegios de Médicos , Farmacéuticos, Veterinarios y Practicantes de la Provincia de Badajoz, subdivididas en secciones dedicadas específicamente a cada una de las profesiones. Más adelante se transforma en el Boletín de la Unión Sanitaria de Badajoz, como órgano de expresión de los Colegios citados y finalmente el Colectivo Veterinario deja esta publicación en el nº 29, agosto 1922.

    El 8 de febrero de 1923 la Junta Directiva de la Asociación Provincial de Veterinarios de Badajoz proyecta la edición de un Boletín Económico Mensual, aunque el 30 de mayo de 1923 se acuerda la del Boletín de la Asociación Provincial de Veterinarios de Badajoz y que se transforma el 4 de octubre de 1929 en Periódico, (para darle una mayor agilidad), siendo ya presidente D. Juan Ruiz Folgado.

    No obstante esta publicación debió de languidecer puesto que el 7 octubre de 1932, bajo la presidencia de D. Miguel Masot Vera se acuerda reactivarla, pero no se hace realidad hasta dos años después, cuando es presidente D. Adolfo Herrera Sánchez (con el nº1, año I, de 7 de octubre de 1934) y continuando hasta alcanzar el nº22 de junio de 1936, cuando ocupa la presidencia D. César Rojas Martínez, teniéndose que suspender por los avatares de la Guerra Civil.

    En febrero de 1937 la Junta Directiva Colegial (presidida por D. Jacinto Sánchez García) toma el propósito de reiniciarla, aunque no se hace realidad hasta junio de 1944, cuando se edita el nº 1 como Circular Mensual del Colegio Provincial Veterinario de Badajoz, y que se suspende el 8 de febrero de 1947, en razón a que el Colegio Nacional publica su Boletín Informativo.

    Bajo la presidencia de D. Álvaro Paredes Esteban, en septiembre de 1950, vuelve a su andadura como Circular Informativa del Colegio Oficial de Veterinarios de la Provincia de Badajoz, que sufre remodelaciones en formatos, presentaciones y secciones, en 1953 y nuevamente en 1956 y 1958, con D. Arturo Sanabria Vega como Presidente, hasta que se deja de publicar en marzo de 1963, por motivos económicos. Posteriormente con el nº 185, año XXIV de 1971, se pretende reiniciar una nueva etapa de la Circular, pero realmente este número pone fin a este tipo de publicaciones periódicas, como órganos de expresión del Colectivo Veterinario Pacense, que  sin duda han hecho factible la canalización de muchas etapas de la evolución del asociacionismo profesional desde 1891 a la actualidad.

    El Veterinario de Zalamea de la Serena D. Fermín Hidalgo Hidalgo, envía en octubre de 1891 un comunicado a D. Victoriano López Guerrero, por el que le propone que no se demore más de 2-3 meses en presentar al colectivo profesional de Extremadura, mediante la revista El Veterinario Extremeño, las iniciativas, proyectos y medios para crear una Asociación.

    Por ello el 22 de noviembre de 1891 se reúne un grupo integrado por los más sensibilizados en la lucha por la mejora de la profesión en los aspectos de la enseñanza, formación, ejercicio, funciones y competencias, en total sintonía con los movimientos surgidos en torno a las Escuelas Veterinarias.

    Con tal motivo, se crea una comisión permanente que se podría definir como Protojunta Directiva de la Agrupación Profesional Veterinaria Extremeña, que la integran D. Bartolomé Caballer Sancho, D. Víctor Caba Tapia, D. Cándido Crespo, D. José García y D. Victoriano López Guerrero.

    El 13 de Agosto de 1892 se hace público en Madrid el Manifiesto por la Veterinaria Científica y Reformada, que es firmado por una Junta Central y, a nivel de Extremadura, por una de Coria y otra de Badajoz (otra vez los profesionales extremeños a la cabeza), compuesta esta última por los veterinarios D. Bartolomé Caballer Sancho, D. Víctor Caba Tapia, D. Cándido Crespo, D. José García Morcillo, D. Victoriano López Guerrero, D. Pedro Sanz Caballero, D. Manuel Coello, D. Manuel Ruíz, D. Antonio Ruíz y D. José Macias, que ostentan la representación de 93 compañeros adheridos a la causa.

    Este Movimiento Progresista cuenta en marzo de 1893 con 139 integrantes y constituyentes de la Protoasociacion  Extremeña - Colegio de Veterinarios, y así esta Comisión, convoca para los días 20 a 23 de octubre de 1894 una reunión constituyente de la Asociación (elección de Junta Directiva) y otra redactora de su reglamento, en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Badajoz.

    La Directiva de la Asociación Extremeña de Veterinarios quedó integrada por:

    • Presidente de Honor: D. Alejandro Groizar (Ministro de Agricultura)
    • presidente Ejecutivo: D. José Ferreras Antúnez (Olivenza)
    • Vicepresidente 1º:  D. Nicanor Infantes Torres (Pasaron de la Vera)
    • Vicepresidente 2º: D. Juan Sánchez Moreno (Don Benito)
    • Secretario: D. Victoriano López Guerrero (Badajoz)
    • Vicesecretario 1º: D. Antonio González Cerezo (Alburquerque)
    • Vicesecretario 2º: D. Toribio Sombrerero (Barcarrota)
    • Contador D. José García Morcillo (Badajoz)
    • Vocales:
      • D. Nemesio Burgueño (Plasencia)
      • D. Martín Blázquez (Baños de Montemayor)
      • D. Fidel Castilla (Fuentes de León)
      • D. Arturo Benegasi (Llera)
      • D. Jacinto Seguro (Talavera la Real)
      • D. Agustín Fernández (Talarrubias)
      • D. Julián Clemente (Torrejoncillo)
      • D. Fermín Masot (Torre de Miguel Sesmero)
      • D. Zoido Colomo (Mérida)

    Fueron Nombrados socios de Honor; D. Eusebio Molina Serrano (Director de la Gaceta Veterinaria), D. Victoriano Colomo (Profesor de la Escuela Veterinaria de Santiago de Compostela), D. Emilio Pisón (Profesor de la de Córdoba) y D. Manuel Díaz Villar (extremeño y Catedrático de la Escuela Cordobesa), todos ellos luchadores por la mejora de la profesión.

    Los acuerdos tomados se refrendan en una reunión celebrada en Plasencia el 9 de diciembre de 1894, presidida por D. Ciriaco Gil y con la asistencia de más de 43 veterinarios, finalmente los estatutos se publican por Real Orden de 30 de septiembre de 1896, en la que también figuran inscritos 118 profesionales.

    A partir de este momento se produce una vuelta a la desidia pues se reducen las afiliaciones, aumentan las bajas, se dejan de abonar las cuotas y se reduce la participación en las actividades, por lo que la relación de socios se censa a un total de 77, aunque continúan pendientes de solución muchos de los asuntos que motivaron la conjunción de voluntades (reglamentación sobre sanidad animal, reformas de las enseñanzas, competencias en el control de higiene alimentaria, los montepíos, el intrusismo, etc.).

    La Ley Orgánica de Sanidad de 28 de noviembre de1855, había dado pie a la constitución de las asociaciones en el ámbito de las profesiones sanitarias, cuyos fines eran los de regular los derechos y obligaciones, fomentar el mutuo apoyo e instrucción y el mantenimiento de las garantías éticas y disciplinarias en sus actuaciones. Sobre todo, ello supuso un avance la Constitución del Consejo de Sanidad Nacional y las Juntas Provinciales y Municipales de Sanidad (Ley 24 de mayo de 1866).

    Pero realmente el Real Decreto de 28 de junio de 1894 es el que pone las bases para que las inquietudes asociativas se canalicen y homogenicen, hacia lo que se denominarían Colegios Profesionales Sanitarios (Médicos, Farmacéuticos y Veterinarios.)

    Por ello D. Victoriano López Guerrero, a través de las páginas del periódico El Veterinario Extremeño de octubre de 1899, afirmo que estas entidades serán el futuro de la canalización de la lucha por el porvenir de la Veterinaria, animando a la participación, teniendo como base la agrupación de los profesionales por Subdelegaciones y Distritos y la colegiación voluntaria.

    De este modo se constituye el Colegio de Badajoz en septiembre de 1903, aprobándose su reglamento el 1 de agosto de 1904 y se elige a la Junta de Gobierno siguiente:

    • Presidente: D. Victoriano López Guerrero (Badajoz)
    • Secretario D. Bartolomé Caballar Sancho (Badajoz)
    • Vicepresidente: D. José García Morcillo (Badajoz)
    • Vocales:
      • D. Antonio Sánchez Cerezo (Alburquerque)
      • D. Raimundo Rey (Puebla de la Calzada)
      • D. Juan Antonio Guzmán
      • D. José Cabo

    El Real Decreto 12 de enero de 1904 aprueba la Instrucción General de Sanidad, que aborda la organización y representatividad de las Profesiones Sanitarias a través de las Organizaciones Colectivas, por lo que concede carácter de oficialidad a las Asociaciones, siempre que en ellas se agrupasen al menos, los dos tercios de los profesionales que ejerciesen en las respectivas provincias, bajo unas obligaciones y competencias, entre las que cabe consignar; llevar el registro de los veterinarios ejercientes y vigilar su actuación (faltas, delitos e intrusismo), representar el interés general, constituir los jurados profesionales, redactar los reglamentos (sometiéndolos a la aprobación de las Juntas Provinciales Sanitarias), atribuciones disciplinarias de las directivas y colegiación voluntaria (esta no se hará obligatoria hasta que se dicte el Real Decreto 28 de marzo de 1922).

    Asociacion Provincial de Veterinarios.Fregenal de la Sierra.Año 1910

    La Asociación Extremeña de Veterinarios-Colegio, se registra en el Gobierno Civil de Badajoz el día 26 de octubre de 1905, siendo su Presidente o persona que suscribe su reglamento D. Victoriano López Guerrero, teniendo por objeto la defensa de sus derechos. La sede social se sitúa en el nº 20 de la calle Santa Lucia de Badajoz y de este modo oficialmente y según la normativa, al ser de ámbito provincial, se comienza a llamar Colegio de Veterinarios de Badajoz. Quienes estaban afiliados a la Asociación y tenían ejercicio en la otra provincia hermana, se separan iniciando su andadura el Colegio de Cáceres.

    Entendemos que a partir de este año la portada del periódico El Veterinario Extremeño” llevaría inscrita Revista Profesional, Órgano Oficial del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Badajoz, pero no lo hemos podido constatar, al no haber tenido posibilidad de ver ejemplares de esa fecha, pues el más cercano en el que se ha comprobado dicho subtítulo es el nº 12 de 30 de noviembre de 1905 (año XV).

    No obstante en el nº 1 (enero de 1906, año XVI) de la citada publicación, bajo el título Reflexiones, se expone que existe una paradoja en cuanto al interés que tienen los profesionales de organizarse, pues tras quince años de existencia de la Asociación Extremeña (pionera a nivel de España), en esta fecha hay una importante desidia en cuanto a la afiliación de los Veterinarios al Colegio. Achaca tal contraste a la mentalización de los Subdelegados, ya que en las zonas donde estos son activos y están convencidos de tal necesidad, la colegiación es alta (Mérida, Zafra, Alburquerque, Villanueva, Almendralejo y Badajoz), en tanto que en otras (Puebla, Jerez de los Caballeros, Fuente de Cantos y Castuera), son pocas las respuestas a la llamada.

    A estas alturas ya se habían declarado Corporaciones Oficiales a los Colegios de Madrid, Palencia, Zaragoza, Jaén y Tarragona, constituidos los de Granada y Ciudad Real y estaban en trámite de constitución los de Cáceres y Sevilla.

    Ante esta situación en el Veterinario Extremeño de 15 de agosto de 1906 (nº 7 año XVI) vuelve a aparecer una editorial con el título ¡Qué Vergüenza¡, afirmando que a pesar de haberse registrado desde hacía un año en el Gobierno Civil, el Colegio no reunía aún suficientes afiliados como para poder constituirse en Corporación Oficial, como así lo habían conseguido los de Cáceres y Sevilla por Real Orden de 13 de agosto de 1906, (que habían iniciado su andadura después que el de Badajoz), realizando finalmente un llamamiento para tratar de incentivar la afiliación.

    Por fin la Real Orden de 23 de mayo de 1908 y de acuerdo con la Instrucción General de Sanidad, reconoce al Colegio Pacense como Corporación Oficial, alcanzando la nómina de colegiados los 107 veterinarios.

    El ejemplar nº 23 de 15 de marzo de 1910 (año XX) presenta bajo el título Nuestra Despedida, el traspaso de la dirección del Veterinario Extremeño desde el Sr. López Guerrero a D. Antonio Gonzalez Lafont, puesto que el primero no podía atender tal ocupación por razones de incompatibilidades oficiales, al haber obtenido la plaza de Badajoz como Inspector de Higiene y Sanidad Pecuaria (Cuerpo Nacional Veterinario).

    A partir de este momento comienza una nueva etapa del periódico, que había venido siendo el catalizador de las inquietudes profesionales veterinarias de toda una época, lo que se demuestra porque en 1913 la lista de colegiados pacense alcanza los 135, la labor de convencimiento y captación daba sus frutos.

    En 1922 una Real Orden de 28 de marzo, hace obligatoria la colegiación para todos los profesionales sanitarios que ejerzan tanto libre como oficialmente y que se mantiene hasta la actualidad. En ese mismo año son aprobados unos estatutos por los que se regirán en adelante todos los colegios reconocidos en España.

    La II Asamblea Nacional Veterinaria de 1907, detrás de la que estaban memorables figuras veterinarias (D. Juan Rof Codina, D. Juan Morros Sardá, D. Cesáreo Sanz Egaña, D. Ramón Coderque, D. Félix Gordon Ordás y D. Cayetano López) fue definitiva para que Alfonso XIII y su ministro D. Santiago Alba, se decidieran a atender la demanda profesional con la publicación del Real Decreto de 27 de septiembre de 1912, que renovó el plan de estudios de la Carrera, conceptuándola como Ciencia provista de un verdadero cuerpo de doctrina científico-profesional, que tiene por objeto el conocimiento de la organización de los animales domésticos, tanto por los servicios que presta al hombre como por su relación con la medicina humana, la higiene pública y el fomento de la producción ganadera.

    Pero la consecución y categorización como Escuelas Superiores no acontece hasta que se publican las Reales Ordenes  de 5 de noviembre de 1923 y 18 de febrero de 1927, gracias al movimiento progresista y de protesta generalizada que culmina en la III Asamblea Nacional Veterinaria y en la que resaltan  personalidades como; D. Eusebio Molina Serrano, D. Santiago de la Villa, D. Dalmacio García Izcara, D. Tiburcio Alarcón, D. Victoriano Colomo y D. Cristino Sanz de la Calzada, además de los extremeños D. Victoriano López Guerrero, D. Bartolomé Caballar y D. Juan Mª Díaz Villar.

    Este Plan Docente, trata de fomentar y facilitar el uso de los recursos y dotaciones existentes en las distintas Unidades del Estado, para mejorar las enseñanzas (idea que no llegó a cristalizar hasta el Plan de 1931).

    Son sin duda otros éxitos del cauce colegial de las reivindicaciones profesionales, la aprobación entre 1904 y 1930 de normas tan importantes como el Reglamento de Policía Sanitaria de los Animales Domésticos (1904), Ley de Epizootías (1914), Ley de Zoonosis Transmisibles (1917), Reglamento de Mataderos (1918), Reglamento de Sanidad  Municipal (1925) y Reglamento de Establecimientos Incómodos, Insalubres y Peligrosos (1925), todas ellas reguladora de actividades profesionales y además de otras de interés para los funcionarios Veterinarios de las Administraciones como; Reglamento Orgánico del Cuerpo de Veterinarios Titulados (1906), Competencias de los Inspectores Municipales veterinarios (1908), Remodelación  de los Servicios Oficiales de Agricultura y Ganadería y la consiguiente distribución de los miembros  del Cuerpo de Inspectores de Higiene y Sanidad Pecuaria (CNV) en 1907, que fueron en muchos casos los instigadores de la puesta en marcha de los Colegios. Por parte extremeña en las primeras oposiciones realizadas en 1910 y por tanto ingresados en la primera promoción fueron; D. Victoriano López Guerrero y los hermanos D. Teodoro y D. Manuel y D. Guillermo Moreno Amador (hijos de un comprometido luchador por la veterinaria D. Guillermo Moreno, con ejercicio en Fregenal de la Sierra).